Una linda nena de 18 años en pijama comienza a tocarse en la cama, se acaba de despertar luego de una noche con sueños eróticos, imaginándose besando al chico que le gusta y chupándole la verga. Excitada la nena se mete los dedos en la vagina y toca su clítoris, pero esto no le basta. Toma un consolador de la mesa de luz y lo chupa imaginando que es el pene del chico del colegio, su coño está mojado y dilatado listo para ser penetrado por ese consolador grande.

18.367 visitas
Categorías: Jovencitas, Peludas